HACIA LO INVISIBLE


I

Doménico Zipoli estudió y ganó consideración y respeto dentro del ambiente musical de la Roma de fines del siglo XVII. Consiguió trabajo como organista de una iglesia y compuso prolificamente. Doménico, se sentaba en el órgano de la Iglesia de Gesú y escribía. Había algo de los acordes que lo maravillaba, la combinación de los armónicos, el brillo de los agudos y la profundidad de los graves. Una tarde escribió sobre una armadura de sol un arreglo de voces en movimiento contrario. Cuando lo miró de nuevo se estremeció.

Para leerlo completo suscribite al Newsletter dejando tu mail.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *